Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2008 Página 1 de 2

Cómo mantener la calidad de los productos en proceso de manufactura por rotomoldeo

Nick Henwood y Carlos García

Para controlar el proceso de rotomoldeo no se puede confiar únicamente en los parámetros de control de la máquina. Vea otras opciones e ideas para hacerlo.

Mantener la calidad de los productos es esencial para cualquier proceso de manufactura, y el rotomoldeo no es la excepción. Los rotomoldeadores encuentran obstáculos únicos para mantener un nivel de calidad aceptable, entre los cuales podemos mencionar los siguientes:

  • Anteriormente, muchas de las aplicaciones originales del rotomoldeo no demandaban prestaciones exigentes de los productos e históricamente ha existido una actitud pasiva en cuanto a la calidad por parte de la industria. Todavía hoy, muchos usuarios finales y fabricantes que utilizan a la industria del rotomoldeo como proveedor de partes, lo ven como un proceso de "poca tecnología y baja calidad".
  • El rotomoldeo es un proceso de transformación de plásticos en el cual el desarrollo de la automatización ha sido relativamente lento y la intervención del operador de la máquina de rotomoldeo es extremadamente crítica para la calidad del producto final. Cuando se cuenta con buenos operadores esto no es un problema, pero cuando esta no es la situación el procesamiento puede convertirse en una pesadilla.
  • En el rotomoldeo el molde gira en dos ejes, lo cual hace más difícil el monitoreo de las condiciones del molde que si este estuviera estacionario, como es el caso de otros procesos.
  • Los productos rotomoldeados pueden ser muy grandes, lo cual crea dificultades prácticas relacionadas con la ejecución de las pruebas de calidad tanto destructivas como no destructivas.
  • No hay esfuerzos externos ejercidos sobre plástico dentro del molde, por lo que puede ser difícil establecer un balance entre la necesidad de disminuir el ciclo del proceso y las propiedades del producto final.
  • Muchas empresas dedicadas a transformar plástico mediante rotomoldeo son relativamente pequeñas y ven como un reto la aplicación y el mantenimiento de un programa de aseguramiento de calidad.

Control del proceso
El primer paso para controlar la calidad de los productos rotomoldeados es un buen control del proceso de rotomoldeo.

En muchas fábricas de rotomoldeo, el control del proceso es más pasivo que activo. Una práctica común es establecer unos parámetros de control de la máquina (predominantemente temperatura y tiempo) que funcionan para una determinada combinación de molde y material, y dejarlos fijos. Desafortunadamente, variables incontrolables, como las condiciones ambientales en la fábrica (temperatura y humedad) pueden afectar significativamente el comportamiento del plástico dentro del molde, aún cuando los parámetros de control no hayan variado.

En general, mientras más complejo es el ciclo de rotomoldeo, mayor la necesidad de tener un control y monitoreo preciso del proceso. En el caso de materiales especiales, es todavía más crítico.

Medición de la temperatura del aire dentro del molde
A pesar de las dificultades mecánicas asociadas a la rotación biaxial del molde, existen sistemas que permiten monitorear el proceso de rotomoldeo de manera exacta. Estos sistemas se basan en el concepto de que la temperatura del aire dentro del molde es un buen indicador de lo que está ocurriéndole al plástico.

Desde el primer trabajo experimental en la Queen’s University (Belfast, Irlanda), varias compañías han desarrollado sistemas comerciales basados en la medición de la temperatura del aire dentro del molde. La gráfica temperatura vs. tiempo generada por estos sistemas muestra datos importantes relacionados con la evolución del proceso durante sus diferentes etapas.

En la actualidad existen sistemas de medición de la temperatura del aire dentro del molde, los cuales son suficientemente prácticos como para ser usados en el monitoreo continuo del proceso. Algunos de estos sistemas, inclusive, pueden ser usados para controlar la máquina de rotomoldeo en tiempo real.

Aún cuando la medición de la temperatura del aire dentro del molde indudablemente representa lo último en tecnología para el control del proceso, todavía no ha sido adoptada ampliamente en nuestra industria. Para aquellos rotomoldeadores que no estén preparados para acoger dicha tecnología, hay otras opciones disponibles. Lo más importante es hacer algo en referencia a la medición de la temperatura del aire dentro del molde y afortunadamente hay opciones para todos en esta área.

Varios proveedores ofrecen dispositivos de recolección de datos, los cuales pueden ser instalados en el brazo de una máquina y usados para monitorear la temperatura del aire dentro del molde durante el ciclo de rotomoldeo. El obstáculo principal en el uso de estos dispositivos era proteger los componentes electrónicos del sobrecalentamiento, pero esto ya ha sido resuelto a tal punto que un dispositivo puede ser usado durante varios ciclos antes de ser movido del brazo.

Un dispositivo de recolección de datos provee el mismo nivel de detalle de la información que los sistemas que funcionan en tiempo real, pero la información sólo estará disponible una vez que haya finalizado el ciclo.

Acerca del autor

Nick Henwood y Carlos García

Nick Henwood tiene casi veinte años de experiencia en la industrial del rotomoldeo; es consultor y educador independiente, a través de su compañía Rotomotive Limited.
x
José Luis
27 de enero de 2018 a las 19:46

Buenas Noches; estimado me intereso su información brindada y necesito por favor contactarme con ustedes para brindarme mas información en el tema de ROTOMOLDEO DE TANQUES, a la vez ver su sistema de trabajo y implementarlo en nuestra planta


Sección patrocinada por

Otras noticias de Otros procesos

Documentos relacionados